Valle del Tiétar
Arenas de San Pedro Casavieja Lanzahita
Piedralaves La Adrada Sotillo de la Adrada

   Al abrigo de la Sierra de Gredos, "corazón pétreo de España" como lo definió en su día Unamuno, el Valle del Tiétar despliega su sorprendente llanura en la parte más meridional de la provincia de Ávila, dibujando un paisaje que impresiona y cautiva al mismo tiempo.

   También conocida como la Andalucía de Ávila, esta región disfruta de un clima mediterráneo y alberga extensos bosques de coníferas y frondosas, además de vides. Los cerezos y la riqueza de sus especies florales son ya una referencia en la provincia abulense para todos sus visitantes.

   La zona, que alberga un grado de diversidad biológica de incalculable valor, se antoja como un lugar ideal para escaparse, perderse y disfrutar de una gran variedad de flora y fauna.

 

SIGLOS DE HISTORIA

 

   Los restos artísticos y arqueológicos aúnan conjuntos palaciegos, pequeñas ermitas de gran encanto o la gran calzada romana que se extiende desde Cuevas del Valle hasta el puerto del Pico.

   Dos siglos antes de Cristo los romanos colocaron el empedrado de esa vía secundaria perteneciente a la Cañada Real Leonesa para atravesar la Sierra de Gredos por el abrupto Puerto del Pico, camino de las dehesas y de los pastos invernales extremeños. En la actualidad es una de las calzadas romanas mejor conservadas en España.

   De más historia aún, si cabe, son los vestigios celtas de sus castros comoi el de El Raso, en Caldeleda. Con una superficie de alrededor de 20 hectáreas, este yacimiento de la Edad del Hierro contaba con alrededor de 300 casas y una población estimada en 1500 habitantes.

   En Arenas de San Pedro resulta ineludible visitar el castillo del Condestable Dávalos o de la Triste Condesa, conocido así debido a que después del ajusticiamiento de don Álvaro de Luna en 1453, Juan II permitió que la villa permaneciera en poder de su viuda doña Juana de Pimentel, conocida popularmente por este apodo.

   Otro castillo, el de La Adrada, alberga en la actualidad el Centro de Interpretación del Valle del Tiétar. Fue mandado construir en el siglo XVI por deseo de don Álvaro de Luna. Edificado sobre una iglesia gótica, posteriormente se transformó en palacio renacentista porticado, según el uso castellano.

   Por su parte el castillo de Mombeltrán, ubicado en plena Sierra de Gredos, fue donado en el año 1461 por el rey Enrique IV a su favorito don Beltrán de la Cueva, antepasado del actual propietario, el Duque de Alburquerque.

 

TURISMO NATURAL

 

   En sus inmediaciones se puede visitar, por ejemplo, la localidad de Villarejo del Valle, situada en la falda sur de una de las más impresionantes riscaleras de la Sierra de Gredos, en una zona conocida como el Barranco de las Cinco Villas.

   A su paso por la llanura, los ríos y las playas fluviales bosquejan una amplia variedad de paisajes atestados de caminos naturales aptos para los senderistas más exigentes.

   Resulta recomendable atravesar sus bosques, en los que habita el árbol característico de su paisaje, el castaño, autóctono del lugar y habitual en las zonas de gran humedad como en las cercanías de Cuevas del Valle. Además, el agua constituye un elemento cotidiano en la vida diaria de los vecinos de esta zona, que durante la época estival disfrutan de grandes piscinas naturales, muy típicas en esta región.

   Otro destino que siempre sorprende de la zona son las Cuevas del Águila, ubicadas en las proximidades de Arenas de San Pedro. Con más de tres millones de años de antigüedad siguen maravillando a los excursionistas con sus formaciones caprichosas de estalagtitas y estalagmitas desde que fueran descubiertas, por casualidad, en 1963.

   Los amantes de la naturaleza también descubren al acercarse al Valle del Tiétar que, junto con el águila imperial o el buitre leonado, las montañas de Gredos dan cobijo a una de las poblaciones más importantes de cabra montesa. Su fauna también es variopinta en otras zonas del Valle, que albergan importantes poblaciones de abejaruco, rabilargo, cigüeña negra, grulla, reptiles y otros mamíferos.

 

 

Ir a principio de página