GASTRONOMÍA DE CÁCERES

RUTA DE LAS FRUTAS Y LOS LICORES

Imagen de cerezo en flor
Conjunto de peras

Piornal - Navaconcejo - Cabezuela del Valle - Jerte

 Tornavacas - Aldeanueva del Camino - Baños de Montemayor - Hervás

Quien lo ha visto dice que no hay nada más hermoso en el mundo que el Valle del Jerte cuando están los cerezos en flor. Este valle sensitivo, tranquilo y natural conserva todos los atractivos para una ruta inolvidable, que estará acompañada de una gastronomía sencilla, pero suculenta y auténtica.

El Valle, escondido en las estribaciones de la Sierra de Gredos, abrigado de vientos y favorecido por un microclima respetuoso y moderado, es un vergel en donde, junto a la cereza, que es la reina, se cultivan ciruelas, peras, higos y castañas y el bosque proporciona frambuesas, zarzamoras, grosellas y moras.

Aparte de la exportación de las frutas con más de cinco millones de Kilos de cerezas y un millón de Kilos de castañas, la Agrupación de Cooperativas del Vale del Jerte inició en 1989 un proceso de destilación de frutas que hoy es modélico y único en España. La filosofía del proceso se basa en tres pilares: Fermentación ecológica de la fruta, destilación artesanal en alambique y ausencia total de colorantes y aromatizantes. El éxito del inicial aguardiente de cerezas (Kirsch) se ha extendido a aguardientes de frambuesas, ciruela y pera y, más tarde, a licores de una excepcional calidad, cuya gama se extiende a la cereza, la ciruela, zarzamora y frambuesa.

Los aguardientes y licores del Valle son, en la actualidad, uno de los productos de mayor prestigio y calidad de la gastronomía extremeña. La zona, además de frutas y licores, es muy rica en setas, truchas y cabrito. Es una cocina recia y austera, pero muy variada, y actualmente aumenta su valor en función del enorme atractivo turístico de la ruta.

Entrando por Tornavacas es famosa su ensalada de invierno, con naranjas, aceitunas negras y un hermoso chorreón de aceite puro de oliva. En Jerte, su sopa de patatas y las frambuesas a la miel con nata. Cabezuela del Valle hace unas truchas escabechadas inolvidables. En Navaconcejo, las truchas son fritas y esconden una loncha de jamón. Si subimos al Piornal en época de setas, encontramos todas las variedades y cocinadas de mil maneras, así como un riquísimo cabrito al horno; y en Hervás, tras pasearnos por su judería, es obligado el disfrutar de su caldo cano y de sus truchas al tomillo.

 

SOPA DE FRUTAS DE LA VERA CON NIEVE DE MOSCATEL

 200 gr. zumo de naranja

100 gr. miel de romero

Surtido de frutas de La Vera

Para la nieve:

750 gr. uva de moscatel

500 gr. de agua

   Para la sopa:

Fundir la miel en el zumo de naranja y añadir las frutas cortadas.

Para la nieve:

Mezclar el agua con las uvas y meter al congelador. Rallar cuando esté congelado, procurando que el grano quede fino. Que la nieve sea fina. Colocar sobre el postre. Se sirve Frío.

Ir a principio de página