Valle del Tiétar
Piedralaves

   En 1639 Piedralaves obtiene del monarca Felipe IV el privilegio de villazgo independizándose del señorío de La Adrada, por entonces un marquesado.

   Piedralaves posee una bella iglesia erigida en honor de San Antonio de Padua, en la que se puede reconocer a simple vista una primera construcción del siglo XVII y una reconstrucción del siglo XVIII. Tras acceder a través de una pequeña puerta con bóveda de cañón, se accede a la capilla en la que existe un artesonado mudéjar y un magnífico retablo barroco digno de ser admirado.

   La Torre del Reloj es otro de los símbolos de este pueblo, y es tan singular porque está separada del edificio consistorial.

   También posee un puente romano en excelente estado de conservación que fue en su tiempo paso obligado en el camino de Madrid a Plasencia.

   Además el pueblo cuenta con numerosas casas con balconadas de madera y mampostería de granito, entre las que destaca la Casa de los Balcones, aquí llamada de los Cartagena.

   El municipio, que tiene una superficie de 55´25 km2, cuenta, según el padrón municipal de 2013, con 2300 habitantes y una densidad de 41´63 hab./km2