ESPACIOS PROTEGIDOS DE CÁCERES

Los Llanos de Cáceres y Sierra de Fuentes
Espacio cultivado con girasoles
Isla sobre meandro del río Tajo
Encina solitaria en Los Llanos
Puente sobre curso de agua

   Extensa área de llanuras con suaves pendientes que se extiende desde Brozas hasta Trujillo, asentadas sobre la penillanura cacereña y que quedan enmarcadas por las formaciones montañosas de la Sierra de San Pedro, cierre natural de Los Llanos.   Al norte, los ríos Tajo y Almonte se interponen ante las estribaciones de las sierras que nacen en Gredos y Villuercas, dando paso a terrenos menos abruptos. Sierra de Fuentes es la principal formación montañosa dentro de la llanura, destacando como una gran isla inmersa en los pastizales. En el Centro de los Llanos se encuentra el Embalse de Guadiloba, con su peculiar forma de dragón.

   El espacio protegido incluye las mejores zonas para las aves, quedando en gran parte limitado por los riberos del Río Tamuja y del Río Almonte.

   La superficie de la Zona de Especial Conservación incluye algo más de 70.000 Has. pertenecientes a los términos municipales de Cáceres, Sierra de Fuentes, Torreorgaz, Torrequemada, Torremocha y Aldea del Cano.

 

ACCESOS

 

   La localidad de referencia para cualquier visita a este espacio protegido es la ciudad de Cáceres, que cuenta con buenas comunicaciones tanto desde Mérida como desde Plasencia a través de la N-630 y desde Badajoz por la N-521. Si se viaja por la autovía E-90, tomar la entrada hacia Trujillo y posteriormente continuar hacia Cáceres por la N-521. Otra posibilidad es entrar por el sur, tomando en la N-630 el desvío hacia Alcuéscar y Montánchez y prosiguiendo después hasta Valdefuentes hasta completar la carretera popularmente llamada "de las Torres", que une Torremocha, Torreorgaz y Torrequemada. A la localidad de Sierra de Fuentes, se accede desde Cáceres por cualquier de las dos carreteras que rodean la sierra, la N-520 o la N-521.

 

EQUIPAMIENTOS

 

   En un valle situado casi en la cumbre de la Sierra de Fuentes, se encuentra el Centro de Recuperación de Fauna y Educación Ambiental "Los Hornos". Se llega desde la entrada a la localidad de Sierra de Fuentes desde la N-521, tomando la carretera que rodea la localidad y que sube hasta la cima de la montaña. El Centro de Recuperación acoge las oficinas de gestión del espacio.

   El Centro de Recuperación "Los Hornos" puede visitarse concertando previamente una fecha con el personal técnico a su cargo, que ofrecen una visita guiada por el recinto y charlas sobre las actividades que se realizan. Este es el principal hospital para fauna silvestre de la región y cuenta con los más avanzados medios para ello (sala de cura, quirófano, UCI, jaulas de vuelo).

   Esta previsto construir el Centro de Interpretación de la ZEC Llanos de Cáceres y Sierra de Fuentes justo aliado del Centro de Recuperación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FLORA Y FAUNA

 

   Los extensos pastizales que ahora cubren las suaves ondulaciones, estuvieron en tiempos cubiertos por encinares, que es la vegetación potencial de la mayor parte del territorio y de la que ya sólo quedan restos en las dehesas circundantes y en las partes altas de las sierras, como en Sierra de Fuentes. La acción del hombre a lo largo de los siglos, buscando el aprovechamiento de la madera y quemando los encinares para conseguir pastos y terrenos de labor, originaron los pastizales actuales. Pese a ser una vegetación procedente de degradación de los bosques primigenios, ha adquirido ahora un gran valor de conservación y es considerada una de las áreas peseudoestepáricas de mayor relevancia a nivel mundial.

   Los pastizales permanentes, que no son labrados nunca y se dedican al pastoreo, presentan unas comunidades de plantas herbáceas muy variadas, predominado las gramíneas, leguminosas y compuestas. Así, tréboles, poas, cardos, cardillos, brizas, y amapolas cubren los campos.

   Gran parte de la superficie se dedica a cultivos de cereal, especialmente trigo, avena y cebada o una mezcla de todas ellas, rotando cada año las parcelas de siembra y dejando que se regeneren los pastizales durante unos años, denominándose entonces posíos, muy utilizados por la fauna tanto para alimentarse como para nidificar. En los pastizales, las principales especies leñosas acompañantes son la retama, escoba amarilla, cantueso y tomillo.

   Los riberos del Tamuja y Almonte, muy encajados, presentan una peculiar vegetación típica de zonas muy térmicas en la que destaca la presencia de acebuche con las encinas, así como el aladierno, piruétano y majuelo. En los arroyos estacionales, cuyo cauce se seca durante el estiaje, suelen presentar tamujos y juncos en sus orillas.

   La declaración como ZEPA de Los Llanos de Cáceres estaba sobradamente justificada por la impresionante concentración de aves existente en estas áreas abiertas. Actualmente acoge la mayor población de avutardas de Extremadura y la posiblemente mayor densidad de la Península Ibérica, estando censados más de 2.000 ejemplares. Del mismo modo, son abundantes el sisón, aguilucho cenizo, cernícalo primilla, mochuelo, ganga, ortega, alcaraván, calandria, cogujada montesina, terrera, carraca, abejaruco, etc. En los escasos árboles existentes a veces se instalan colonias de garcillas bueyeras, garcetas y cigüeñas blancas, como en la Finca Arrogatos, una de las más curiosas por su ubicación en un pasillo de árboles.

   En invierno, la grulla común ocupa las zonas que conservan dehesas, donde se alimentan principalmente de bellotas.

   En los embalse de Guadiloba y Valdesalor, las principales zonas con aguas remansadas de la ZEC, presentan algunas islas que son utilizadas por canasteras, cigüeñuelas y charrancitos para nidificar en colonias.

   Entre los mamíferos, destacan la gran abundancia de liebre, especie que generalmente se caza mediante galgos, a la carrera.  Los conejos sólo son abundantes en las zonas con chaparrales y en los riberos del Tamuja.

   El invertebrado más representativo es la langosta mediterránea, que irrumpe en ocasiones como un plaga arrasando cultivos y pastos, pero aportando alimento fácil a miles de aves.

 

ITINERARIOS

 

   VÍA DE LA PLATA

 

   Ruta que va siguiendo la calzada romana Vía de la Plata, casi paralela a la N-630 y que atraviesa la ZEC hasta la localidad de Aldea del Cano. Pasa cerca de los castillos de las Herguijuelas, fortalezas de piedra en mitad de Los Llanos. Desde aquí y en dirección al Río Ayuela se encuentran algunas de las mejores áreas avutarderas.

 

   LOS RIBEROS

 

   Partiendo de Casar de Cáceres, desde la Ermita de Santiago seguir el camino hasta la Ermita de San Benito, ya próxima a los riberos del Río Almonte. Desde aquí, por el camino que remonta el río, se llega hasta la desembocadura del Guadiloba.

   Ruta recomendada para la observación de aves acuáticas y rapaces. Es posible ver cigüeña negra en las orillas del río, especialmente cuando lleva poca agua.

 

   SANTA MARTA DE MAGASCA - MONROY - CÁCERES

 

   Ruta para hacer en coche por su largo recorrido, pero que permite en una sola jornada recorrer los hábitats más representativos y observar numerosas aves.

   Saliendo desde Cáceres por la N-521, tomar el cruce a Santa Marta de Magasca y continuar hasta dicha localidad, cruzando los riberos del Río Tamuja. En este tramo de carretera es posible ver avutardas, sisones, avefrías, cigüeñas blancas y garcillas bueyeras. Saliendo del espacio protegido y continuando hasta Monroy, continúa la ruta por la N-523 hasta cruzar los

riberos del Almonte, justo en la unión con el Río Tamuja, para volver hasta Cáceres. Otra ruta alternativa, desviándonos a la izquierda antes de llegar a Santa Marta de Magasca, atraviesa las zonas de pastizales y cultivos al norte del Embalse de Guadiloba y volvemos a la N-523 para llegar de nuevo a Cáceres.

 

   EMBALSE DE GUADILOBA

 

   Desde la N-521 tomar el desvío que da acceso a la presa. Desde allí, continuar a pie por el camino que recorre parte del perímetro del embalse. En primavera, se recomienda no acercarse a las zonas de nidificación de las aves coloniales. En las inmediaciones se encuentra la Finca La Romanilla, propiedad de la Junta de Extremadura, donde se desarrollan actuaciones de conservación para la avutarda, sisón y aguilucho cenizo.

 

   EMBALSE DEL SALOR

 

   Desde la N-63O, al llegar a la localidad de Valdesalor tomar la carretera que conduce a Torreorgaz hasta el embalse. Ruta recomendada para la observación de aves acuáticas, muy abundantes especialmente en invierno. Tanto el embalse como los terrenos circundantes se caracterizan por la presencia de afloramientos de granito, con caprichosas formas debido a los fenómenos erosivos.

 

RECOMENDACIONES PARA LAS VISITAS

 

 

   No deben realizarse rutas fuera de los lugares señalizados para ello, para evitar molestias a la fauna.

La mayor parte de las fincas se dedican a la ganadería y debe prestarse especial atención a dejar siempre las cancelas cerradas para evitar que los animales puedan escaparse.

 

Ir al principio de página