Comarca de La Vera

Fauna y Flora

Artesanía

Candeleda

Madrigal

Villanueva

Valverde

Talaveruela

Viandar

Robledillo

Losar

Jarandilla

Guijo de Santa Bárbara

Aldeanueva

Cuacos de Yuste

Collado

jaraíz

Garganta la Olla

Torremenga

Tejeda de Tiétar

Pasarón

Arroyomolinos

Gargüera

   Esta bellísima comarca está situada al Nordeste de la provincia de Cáceres entre la falda Sur de la Sierra de Gredos y el río Tiétar, a 40º de latitud Norte. Su extensión es de 800 Km. cuadrados. Forma parte del Sistema Central junto con la Sierra de Madrid. La Sierra de Gredos empieza en Cebreros y muere en la Montaña de Santa Bárbara, en Plasencia, a unos 650 metros de altura. Tiene más de 200 Km. de longitud, con multitud de alturas superiores a los 2000 metros como son: El Cerro de la Bandera, junto al Puerto del Pico; Los Galayos, con más de 2300 metros; El Almanzor, con 2596 metros; Cabeza Pelá, con 2245 metros; Muño Gordo o Corte del Cancho, con 2275 metros; El Risco de la Covacha, que es como el tejado de La Vera, con 2399 metros y en el término de Losar; La Cruceta; Riscos Morenos; La Sierra de Tormantos, hasta morir en el referido Cerro de Santa Bárbara de Plasencia. Tenemos, pues, casi 150 Km. con alturas superiores a los 2000 metros, con nieves desde el mes de Noviembre hasta bien pasado el mes de Mayo y algunos años, inclusive, hasta Junio. Esto nos da un caudal muy abundante de agua dulce. Sus gargantas y arroyos, que naciendo en las cumbres, van a dar al Tiétar se pueden contar por cientos. Se conceptúan así todos aquellos caudales de agua que tienen corriente continua incluso en verano.

 

   La diferencia de altura de esta comarca, partiendo desde Arenas de San Pedro a la Sierra de Tormantos, al comenzar ya la jurisdición de Aldeanueva, Cuacos y Garganta es de aproximadamente 2000 metros; y teniendo en cuenta que, cada 150 metros de altura, disminuye un grado la temperatura, esto da lugar a que en La Vera tengamos una gran variedad de especies forestales y animales, adaptadas cada cual a su medio, siendo la máxima representación de éstos últimos la Capra Hispánica, que habita en las cumbres, sobre todo, superiores a los 2000 metros.

 

   La pluviosidad en La Vera se calcula en unos 1600 l/m2. Esta pluviosidad que en las llanuras cae en forma de lluvia mansa, lo hace en forma de nieve en las alturas. Y esta nieve, derretida poco a poco, llega hasta el Tiétar a través de nuestras gargantas y desemboca en el Pantano de Rosarito, que contiene unos 86 millones de m3. Estas aguas fecundan todas las vegas del Tiétar, sobre todo en la parte de Cáceres.

 

   Estas tierras han estado habitadas desde los tiempos más remotos. Se han encontrado sepulturas antropomorfas, esto es, en forma humana, de influencia fenicia: En Candeleda; en Villanueva, en la finca llamada del Aragonés; en Losar, junto al Puente de Cuartos; en Jarandilla; en Aldeanueva y en Cuacos. No es nada raro que estos avispados comerciantes, los fenicios visitaran nuestra tierra en busca de su plata, pues, efectivamente, hay una veta de mineral de plata desde la Cruceta de Losar al pueblo de Serranillo, en la provincia de Ávila, de casi 100 metros de anchura, y escoria de plata envuelta en cuarzo en la Cruceta de Losar y en Andido, también en el camino de la plata y en Regajo de la Plata. La boca de la Mina está en el término de Navalonguilla. Ya lo dice el cantar popular: Vengo de La Vera vengo / Vengo de la Extremadura / De poner a mi caballo / De plata las herraduras".

 

   Han aparecido multitud de hachas del Paleolítico y del Neolítico e innumerables castros: El del Cerro del Freillo en Candeleda, próximo al poblado de El Raso. Otro castro pequeño existe próximo a las iglesia de la Garganta de Chilla. Otro en el Cerro de Castrejón en Villanueva, próximo a la Garganta de Minchones y a la carretera. Otro entre los términos de Talaveruela y Valverde, junto a la Garganta del Naval en el sitio llamado del Cabezo. El de San Gil, entre los términos de Cuacos y Aldeanueva. En Pasarón y en Arroyomolinos

 

Ir a principio de página