JABONES
Muchas de las bacterias nocivas las adquirimos por mediación de las manos
Jabón a base de sosa cáustica y aceite usado

     1 Kg. de aceites usados y colados.

   345 gr. de agua destilada.

   135 gr. de sosa cáustica.

Cómo hacer jabón casero con aceite usado

 

   La fabricación de este tipo de jabón es muy bueno desde el punto de vista medioambiental ya que evitamos que nuestro jabón usado contamine nuestro ecosistema, al mismo tiempo que ayuda en nuestra economía familiar.

   El método a utilizar es en frío y se puede utilizar cualquier aceite de cocina que se haya utilizado previamente, eso sí, colandolo.

 

Consejos

 

   - Es recomendable trabajar en un lugar bien ventilado.

   - Usar gafas y guantes protectores, pues la sosa cáustica es muy corrosiva y no puede entrar en contacto con tu piel.

   - No utilizar recipientes de metal (aluminio, hierro, etc.), sólo acero inoxidable y revuelve la mezcla con ayuda de un palo de madera o de plástico. Hay que tener a mano un termómetro de precisión, de alcohol, no de mercurio, pues a la hora de mezclar el aceite con la mezcla del agua y la sosa cáustica deben estar a la misma temperatura.

   El método que se va a describir es el "Proceso de saponificación en frío" con el que se logra un jabón de mayor calidad. Buscaremos un lugar tranquilo, lejos de niños y mascotas.

 

Preparación

 

   1 - Se diluye la sosa cáustica en el agua. Ojo, nunca al revés, pues la reacción química que produce podría provocar importantes quemaduras en la piel. Se va agregando la sosa al agua lentamente.

   2 - A continuación se producirá una reacción química que liberará calor hasta llegar a los 80 grados. Hay que esperar a que se enfríe hasta los 40 grados. A este preparado se lo conoce como lejía cáustica.

   3 - Vierte lentamente la lejía cáustica a 40 grados sobre el aceite, que habremos calentado a 40 grados. Puede haber una diferencia de temperatura de hasta 5 grados como máximo.

   Removemos de forma constante y siempre en la misma dirección para evitar que se corte el jabón. Aquí se puede utilizar una batidora para hacerlo rápidamente, pero con mucho cuidado de que no salpique.

   4 - Cuando tenga una espesura similar a la mahonesa, se puede aromatizar y colorear agregando los colorantes naturales y los aceites esenciales, siempre y cuando la mezcla haya bajado a los 40 grados.

   5 - Por último se vuelca en los moldes (silicona, plástico o madera), se tapa con un film de cocina y con un paño para que el calor se mantenga.

   6 - Esta mezcla se deja reposar durante un día o dos y se desmolda. Es importante dejar endurecer durante un mes o mes y medio para que se culmine el proceso de saponificación. Después ya se puede utilizar.

CÓMO HACER JABÓN CON GLICERINA

- Una pastilla de glicerina o glicerina líquida

- Recipiente

- Moldes

- Aceite esencial

- colorante (opcional)

   ¿No te atreves con la sosa cáustica? Entonces lo ideal es hacer jabón con una base de glicerina. Esto quiere decir que solamente tienes que fundir esta base, añadir los colorantes y fragancias que prefieras, rellenar los moldes y...Listo. Este tipo de jabón se puede utilizar enseguida y, si no te gusta el resultado, se puede fundir de nuevo y hacer otro.

   El primer paso para hacer nuestro jabón de glicerina será derretir la glicerina, para ello corta la pastilla en pequeños trozos y colocalos en un recipiente y con la ayuda del microondas o al baño maría se hará líquido. También se puede utilizar glicerina líquida, para ello deberás calentar agua sin que llegue a hervir y añadir la glicerina para que espese. Utilizar la cantidad de glicerina por litro de agua que indique el prospecto del fabricante. Este producto se puede conseguir en droguerías o tiendas especializadas. En ambos casos hay que remover la glicerina para que no se formen burbujas. Se recomienda hacerlo en círculos, de arriba hacia abajo.

   En el caso de que quieras teñir los jabones, añade colorante a la glicerina y mezclalo bien.

   A continuación deberás añadir el aceite esencial que más te guste.

   Cuando tengas todos los ingredientes mezclados, el siguiente paso es verterlos en los moldes. Se pueden utilizar moldes sencillos de madera o plástico o moldes de silicona, que nos permitirán desplegar nuestra capacidad artística mucho más ampliamente. Para este último caso, existen en internet tutoriales donde se explica de forma muy fácil este proceso.

   Deja reposar los moldes durante una hora aproximadamente, hasta que el jabón se solidifique y ya puedes desmoldar y utilizar tus jabones.

Para separar líquidos de distinta densidad
Para recoger pequeñas cantidades de líquido

CÓMO PREPARAR LOS TINTES Y ACEITES ESENCIALES DE FORMA NATURAL

 

   Una forma barata y totalmente natural de colorear los jabones artesanales es utilizando especias e infusiones de plantas. Las especias se pueden utilizar directamente en polvo, mientras que en el caso de las plantas es necesario realizar una infusión bien concentrada. Para realizar dicha infusión se colocan tres partes de plantas por una de agua en un recipiente tapado y se lleva a ebullición. Cuando empiece a hervir se baja el fuego al mínimo y se deja hervir hasta que el líquido se haya reducido aproximadamente a la mitad. Se deja enfriar, se cuela y se le añade un poco de alcohol. Listo.

   Una selección de colorantes alimenticios se pueden adquirir en Mercadona por menos de un euro y en cuanto a los aceites esenciales, también son muy fáciles de elaborar. Para esto necesitamos fabricar un destilador casero tal y como se enseña en este manual. De esta forma podremos tener nuestros propios licores, aguardientes, colonias, jabones..., de forma totalmente artesanal.

   En la olla a presión introducimos, hasta sus 3/4 partes el vegetal del cual queremos obtener su aceite esencial. Introducimos un litro de agua y llevamos a ebullición. Cuando consigamos medio litro de destilado apagamos el hornillo eléctrico, de esta forma jamás nos quedaremos sin agua en la olla y no se quemará.

   El agua tiene su punto de ebullición y máxima evaporación a los 100º C. y en su salida en forma de vapor y posterior condensación por el serpentín, goteará el agua y el aceite esencial que antes ha capturado.

   Ahora tenemos un problema. Las cantidades de aceite esencial que se obtienen con este método artesanal son pequeñas. Veremos flotando por encima del destilado una fina película de aceite que hemos de separar, lo demás es el hidrolato (agua con restos de aceite), que también se puede aprovechar. La forma de separar estos dos componentes es utilizando una pipeta (tubo hueco que en uno de sus extremos tiene una bolsa succionadora de goma que almacena el aceite en superficie) o mucho mejor, comprando un decantador o vaso florentino (foto superior). Introducimos el destilado en el decantador. Lo dejamos reposar 15 minutos y el agua (hidrolato) se decantará al fondo. Abrimos la llave y todo el agua saldrá. Gracias a que sale por un tubo muy fino, podemos cortar en el momento preciso, sin desperdiciar aceite. En "quercuslab.es", que es un almacén de productos de laboratorio, su precio es de 34'46 € incluido iva y transporte para el modelo de 500 ml.

   Otra opción es fabricarnos nuestro propio decantador. Cogemos una botella de plástico de un litro. Le hacemos un orificio en un borde del fondo. Le damos un poco de inclinación a la botella y pegamos un tubo de plástico transparente alrededor del orificio. No ha de penetrar en el plástico. Conviene que el tapón, mientras estemos sacando el hidrolato, deje pasar un poco de aire para que no se formen burbujas de vacío. Dejamos que salga el hidrolato hasta que se vea en el tubo el aceite esencial. Lo recogemos en un frasco pequeño de cristal tintado.