HAZLO TÚ MISMO

     La curiosidad, o un propósito más deliberado de ser autosuficientes, ha creado ultimamente una corriente favorable al desarrollo de actividades que parecían sólo reservadas a la industria.

     Sólo nos hace falta un poco de tiempo libre y un poco de espacio para poder fabricarnos muchas de las cosas que necesitamos o que compramos. El sentimiento de autosuficiencia elevará nuestra propia estima, al mismo tiempo que nos permitirá ahorrar algunos euros, cosa interesante en estos tiempos de crisis.

     Como podréis observar todo está explicado de la forma más sencilla y con el menor desembolso posible.

 

VIVA LA AUTOSUFICIENCIA