ESPACIOS PROTEGIDOS DE CÁCERES

Parque Natural de la Garganta de los Infiernos
Una parte de la Garganta de los Infiernos
Puente sobre la Garganta de los Infiernos
Árbol típico de estas tierras: El cerezo
Cascada en la Garganta de los Infiernos
Aves de la Garganta de los Infiernos

   La Reserva Natural de Garganta de los Infiernos se encuentra en la cabecera de la comarca del Valle del Jerte, en la vertiente suroeste de la Sierra de Gredos. Es la puerta de entrada a la Comunidad Autónomo de Extremadura desde la provincia de Ávila, un verdadero balcón al encajonado valle que se abre posteriormente a la penillanura cacereña.

 

   La reducida superficie de la Reserva, 6.800 Has., se reparte entre tres términos municipales: Tornavacas, Cabezuela del Valle y Jerte.

 

FLORA Y FAUNA

 

   La diferencia de altitud existente en la Reserva Natural, que abarca desde los 630 m. en la cota más baja hasta los 2.342 en el pico Angostura, hace posible que estén representados varios pisos bioclimáticos a los que están asociados diferentes tipos de vegetación y consiguientemente de fauna.

   En las zonas más bajas, aún con influencia mediterránea, se encuentran encinas,mezcladas con bosques de roble melojo y alcornoques, estos últimos muy escasos en la zona, siendo las especies acompañantes el brezo, escoba, la retama, el cantueso y el majuelo.

   A medida que ascendemos, los encinares desaparecen progresivamente y desde los 600 m hasta los 1000 m de altitud el estrato arbóreo está dominado por los robles melojos, que cubren extensas laderas de las sierras. En algunas zonas los robledales fueron sustituidos por castañares por la intervención del hombre, dando lugar a formaciones de gran belleza paisajística, especialmente durante la otoñada y también de alto interés ecológico por aportar alimento a la fauna silvestre durante el invierno y refugio en su maraña de ramas y oquedades. Los robledales comparten el sustrato con otras especies arbóreas y arbustivas como el quejigo, el fresno, el serbal de los cazadores, el madroño, el endrino, el acebo o el durillo. Algunas especies trepadoras, como la nueza blanca, la nueza negra, la hiedra o la madreselva son frecuentes también en los robledales, así como los helechos.

   Por encima de los 1000 m, allí donde el clima y el suelo limita en gran medida el desarrollo de los bosques, aparecen los piornales, matorrales muy adaptados a las duras condiciones de la montaña, resistiendo las nevadas y los fríos intensos.

   Junto a los piornales, a veces muy degradados por el fuego, aparecen brezos, codesos, escobonales y enebros rastreros.

   En las cumbres más altas la única vegetación que puede resistir tan duras condiciones ambientales son los pastizales, denominados aquí cervunales por la presencia de una gramínea llamada cervuno, muy valiosa como alimento para el ganado, generalmente acompañada de una variada cohorte de herbáceas favorecidas en parte por la destrucción de los piornales para su uso ganadero. Los roquedos de las cumbres, donde la nieve puede persistir durante varios meses, es el dominio de los líquenes y musgos, que colorean de un modo peculiar las grises pedrizas.

   Debe destacarse la presencia de algunos ejemplares de tejo, especie muy escasa en la región y catalogada en peligro de extinción.

   La variedad de hábitats, la sucesiva gradación de pisos bioclimáticos y el excelente grado de conservación, propician que se alcancen altos valores de diversidad biológica, como suele ser propio de este tipo de zonas de transición. Así, las aves forestales están muy bien representadas, como es el caso del halcón abejero, águila calzada, azor, gavilán, búho chico, pico picapinos, pico menor, oropendola, zorzal charlo, trepador azul, agateador común, mosquitero papialbo, petirrojo, arrendajo o pinzón vulgar.

   En los pastizales y matorrales montanos las aves más características son acentor alpino, acentor común, pechiazul, curruca tomillera y collalba gris.

   En los roquedos nidifica águila real, alimoche, buitre leonado y halcón peregrino.

   En el caso de los mamíferos, merecen especial mención la cabra montés, únicamente presente en la región en las cumbres de Gredos y considerada un importante recurso cinegético, así como el desmán de los Pirineos y la ratilla nival, especies cuyo limite de distribución más meridional se encuentra en estas montañas.

   En las claras aguas de sus ríos, especialmente en los tramos más bajos, aparece la nutria, relativamente frecuente en la Reserva.

   Los ríos presentan una gran riqueza piscícola, destacando la trucha, que ocupa los tramos con aguas más frías y oxigenadas. En los tramos medios y bajos aparecen bogas, barbos y calandinos.

 

ACCESOS

 

   La N-110 constituye uno de los límites de la reserva y por tanto el acceso es fácil desde dicha carretera que comunica Plasencia y Ávila. Sin lugar a dudas, Plasencia es la ciudad de referencia para llegar hasta la Reserva, por encontrarse justo a la salida del valle del Río jerte. Desde la N-630 también es posible llegar, tomando la carretera que desde Hervás comunica el valle del Ambroz con el valle del jerte por el Puerto de Honduras. Desde dicho puerto puede observarse,

con la perspectiva que concede la distancia, una magnífica panorámica de la totalidad de la Reserva Natural, tanto de las escarpadas cimas como de las laderas boscosas.

 

ITINERARIOS

 

   PILONES-REFUGIO

   Desde el Centro de Interpretación, se asciende por una pista rodeada en la totalidad de su recorrido por los robledales y castañares y que nos adentra en los bosques ladera. El punto culminante del recorrido son Los Pilones, bello paraje donde la erosión del agua ha formando las conocidas "marmitas de gigante", grandes depresiones circulares excavadas sobre el lecho rocoso del río, dando lugar a una sucesión de cascadas y pozas espectaculares. Este es el enclave más concurrido, especialmente en verano, ya que los visitantes pueden bañarse tras una agradable caminata. Desde Los Pilones y cruzando el Puente del Sacristán, cercano a la Garganta de las Yeguas, se llega hasta el refugio.

 

 

   RUTA DE CARLOS V

   Partiendo desde Tornavacas, un antiguo e histórico camino atraviesa a media ladera la Reserva Natural, discurriendo por los hábitats más representativos, permitiendo contemplar también la otra ladera del valle del jerte. Pasa por encima de Los Pilones atravesando el tramo alto de la Garganta de los Infiernos y la Garganta de las Yeguas, hasta coronar en el Collado de las Yeguas, donde abandona la Reserva y prosigue hacia jarandilla. Esta ruta fue utilizada por Carlos V para llegar hasta el Monasterio de Yuste, donde finaliza.

Recomendada para aficionados al senderismo.

 

 

   CORDEL DEL VALLE

   Interesante itinerario que discurre sobre una vía pecuaria por la que tradicionalmente descendían desde el norte de la península la ganadería trashumante. El recorrido parte del Centro de Interpretación y continúa paralelo al Río Jerte hasta llegar a Puente Largo, en las inmediaciones de la localidad de Jerte. Excelente para conocer la fauna y flora de la riberas.

 

 

   RUTA DE LA ALTA EXTREMADURA

   Desde Tornavacas se asciende por un camino que nos conduce hasta las cumbres más altas de la Reserva, siguiendo en gran parte el límite provincial con Ávila. Desde la Loma de los Sillares la pendiente se intensifica y continúa por el Collado Herido y Collado Carbiel hasta el Collado de Portilla Honda, situado a más de 2.000 m. de altitud y con una vista dominante sobre gran parte del macizo de Gredos.

 

EQUIPAMIENTO

 

   A diferencia de otros espacios protegidos, la Reserva Natural de Garganta de los Infiernos cuenta con tres Centros de Interpretación, uno en cada municipio. El primero en entrar en funcionamiento ha sido el Centro de Interpretación de Jerte, situado a escasa distancia de dicha localidad, en la misma entrada que nos conduce al Campamento Provincial Emperador Carlos V. El Centro presenta una serie de maquetas y paneles temáticos donde se exponen los más destacados  valores ambientales de la sierra. Se representan los hábitats más significativos mediante dibujos e imitaciones a escala de diversas especies, logradas con gran realismo. El Centro incluye una sala de proyecciones para los visitantes y las oficinas de gestión de la Reserva.

 

LUGARES PRÓXIMOS DE INTERÉS TURÍSTICO

 

   Plasencia posee uno de los conjuntos histórico artísticos más importantes de Extremadura, sobresaliendo entre otros edificios sus bien cuidadas murallas, la Catedral y un increíble número de palacios, casas señoriales y edificios religiosos, que realizados en estilo románico, renacentista y barroco suponen una muestra patrimonial inolvidable.

   La arquitectura populár la podemos encontrar en todas las poblaciones que forman parte de la comarca del Valle del Jerte, estando declaradas algunas de ellas Conjunto Histórico. A pocos kilómetros y atravesando atractivos puertos de montaña podemos visitar las vecinas comarcas del Valle del Ambroz y La Vera.

 

RECOMENDACIONES PARA LAS VISITAS

 

   Debido a que las condiciones de montaña son muy duras y se producen repentinos cambios meteorológicos que pueden sorprender al visitante, se recomienda llevar siempre ropa de abrigo y protección frente a la lluvia.

   Dada la dificultad de determinadas rutas, conviene solicitar información al personal de la Reserva, quienes podrán aconsejar sobre las rutas más adecuadas para cada grupo en función de sus preferencias.

   Muchas de las especies de flora de la Reserva están estrictamente protegidas por tratarse de endemismos o ser muy escasas, por lo que no debe recolectarse ninguna planta.

   Los Pilones, la zona que acoge a mayor número de visitantes es por ello la más vulnerable, y se recomienda extremar las precauciones para evitar dejar basura o restos de nuestra presencia y contribuir a que continúe siendo un bello lugar donde es compatible el uso intensivo por el público con su preservación.

 

DÓNDE ALOJARSE

 

   Alojamiento rural en Tornavacas, Cabezuela del Valle, Navaconcejo, así como en Jerte donde también está situada una excelente Hospedería. Esta última localidad cuenta también con camping, al igual que Navaconcejo.

   Para quienes deseen descansar en instalaciones hoteleras pueden acercarse a Tornavacas, Jerte y Cabezuela del Valle.

 

QUÉ COMER

 

   Truchas, cabrito, cochifrito., caldereta extremeña, moralla de calabaza, embutidos, cerezas, aguardientes, licores y dulces artesanales.

 

Ir al Principio de página