Parque Natural de Monfragüe

 Flora:

   En Monfragüe encontramos la más extensa y mejor conservada mancha de Bosque Mediterráneo.

   En las umbrías serranas, con menos luz y más humedad, aparece una lujuriosa vegetación de hojas lauroides (parecidas al laurel), compuesta por madroños, durillos, labiérnagos, etc. El arbolado está representado por el alcornoque, el quejigo y el arce de Montpellier.

 

   En los llanos y solanas, muy alterados por el hombre, se desarrolla una vegetación muy resistente de jaras, aulagas, retamas, escobas, cantuesos, etc., son el sotobosque sobre el que se erige la encina, que, en amplias zonas, ha sido aclarado y desbrozado dando lugar al paisaje característico de dehesa.

 

   En márgenes de ríos y arroyos aparecen resistentes sauces, frondosos alisos y fresnos, que, con sus raíces, los estabilizan y aseguran. Cuando éstos desaparecen surge la espinosa tamuja.

 

   En el roquedo crece una escasa, pero importante vegetación de cambroños, musgos, líquenes, enebros, chaparros, claveles bravíos, etc.