Parque Natural de Monfragüe

Casas de Miravete

   La villa de Casas de Miravete, antes llamada Casas del Puerto de Miravete, antiguamente se denominó Las Ventas de San Andrés, cuyo nombre tomó de una ermita, hoy destruida, titulada de San Andrés. Esta villa fue de señorío, hasta la supresión de los mismos en el año 1811. Fue incendiada por los franceses durante la Guerra de la Independencia.

   Los orígenes de esta villa hay que buscarlos en una ciudad árabe Medina Albalat y en su fortaleza, el castillo de Albalat. Realizó una importante labor defensiva para sus constructores, los árabes y después, tras ser conquistada por Alfonso VI en 1084, prosiguió su labor defensiva, ahora bajo dominio cristiano. En 1110, reinando doña Urraca, Albalat, juntamente con Coria, cae en poder de los almorávides dirigidos por el califa Alí Ben Yusuf. En 1142 nuevamente cae en manos cristianas al ser reconquistado el territorio por Alfonso VII. En 1221 ya no se cita Albalat, es de suponer que ha perdido su entidad como población, pero sí aparece ligada al Campo de Arañuelo, ahora como Campana de Albalat. Al dejar de existir Albalat, se forman en su comarca una serie de alquerías pastoriles, que se agrupan formando un concejo, la Campana de Albalat, que en 1395 tenía una población de 400 habitantes. La Campana fue una institución medieval promovida por la Iglesia, que al querer atender espiritualmente a la población pastoril dispersa, buscó un nexo de unión entre ellos, instituyendo parroquias rurales.

 

   La iglesia parroquial, la de la Campana, agrupaba una feligresía dispersa en un radio aproximado de una legua, o sea, hasta donde podía oirse el tañido de la campana. La Campana de Albalat estaba formada por las villas de Casas de Miravete, Romangordo e Higuera. La iglesia era la de El Salvador.

 

   Sobre uno de los enormes picachos de la sierra de Moheda se elevaba el castillo de Miravete, propiedad en el siglo XVI de la poderosa familia placentina de los Zúñiga. Baluarte de las tropas francesas en 1809, durante la Guerra de la Independencia, tomado por fuerzas inglesas en 1812 y posteriormente destruido.

 

   Destaca en este bello pueblo del norte de Extremadura la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, una construcción de carácter popular construída durante el siglo XVII. Realizada a base de mampuesto visto de pizarra asentada con barro. Posteriormente, debido al aspecto pobre del edificio, los muros fueron enfoscados y encalados tanto interior como exteriormente. Consta de una nave interior con techo de madera a dos aguas, soportada por tres arcos centrales que destacan en pilastras adosadas. Al exterior se destacan los volúmenes de los contrafuertes que rodean la edificación y torre prismática, ubicada junto a la cabecera.

 

   Casas de Miravete se ubica en una zona de transición entre la depresión de los ríos Tajo y Tiétar y el espectacular macizo montañoso de las Villuercas, paraje que forma parte del Parque Natural de Monfragüe.

Extensión: 52,5 Km2     Habitantes: 169

 

Ir a principio de página