ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA

 El proceso para la obtención de aceite de oliva es el siguiente: Recolectamos la aceituna, la limpiamos de hojas y ramas, la trituramos, batimos la pasta resultante a una temperatura entre 30º y 40º C., prensamos toda esta pasta para sacar los líquidos (alpechín) y, finalmente, lo decantamos para separar el aceite de todo demás. Este es el aceite que se denomina "aceite de oliva virgen extra" de primera extracción en frío.

 El método a utilizar varía según la cantidad de aceituna que queramos molturar. Si lo que queremos es aprovechar un paseo por el campo en el que hemos cogido un par de bolsas de aceitunas para obtener un poco de aceite, lo que podemos hacer es lo siguiente:

 Lavamos las aceitunas y las trituramos. Aquí está el primer problema. El hueso de la aceituna es duro y si usamos un triturador casero puede no conseguirlo o estropearse en poco tiempo. Por lo tanto, lo que recomiendo es utilizar una tina con una piedra plana, un poco inclinada, en su interior y utilizar otra para triturar la aceituna (la mayor parte del aceite se encuentra en la semilla).Otro método quizá más apropiado sería utilizar un triturador de café de los antiguos, no eléctricos. Los granos deben quedar aprox. como la tercera parte de un grano de arroz.

 Una vez conseguida la pasta, la introducimos en una olla, la mantenemos caliente a 30º- 40º C. y batimos con una espátula durante, al menos, 30 minutos. De esta forma las partículas de aceite se van aglutinando y separando.

 Ahora tenemos que prensar la pasta para conseguir la mayor cantidad posible de líquidos (alpechín). Introducimos la pasta en una bolsa de tela fuerte y porosa. Enrollamos la boca en una barra metálica y damos vueltas para conseguir presión. Recogemos los líquidos. Durante esta operación también se deben mantener los 30º- 40º C.

 Ahora hay que decantar el aceite. Se deja en reposo y aparecerá flotando en la superficie. Podemos recogerlo ahora con la ayuda de un cucharón o utilizar un decantador sencillo. Una garrafa de agua de plástico con un agujero en la base en el que habremos pegado un tubo de plástico transparente. Dejamos que decante ahí el aceite y dejamos salir todo el líquido hasta que aparece el aceite en el tubo y lo recogemos.

 Está claro que tanto trabajo no compensa el ahorro, pero sí nos sirve para jactarnos de que desayunamos tostadas untadas con nuestro propio aceite.

 

 Ahora, sin bromas. Puede ser que dispongamos de las suficientes aceitunas como para asegurar nuestro consumo anual de aceite, o incluso para más. En este caso necesitamos conseguir una minialmazara. En el mercado, estos equipos no bajan de 1000 €, pero si tenemos en cuenta que tanto el decantador como el batidor los podemos fabricar de forma muy fácil, sólo necesitaremos un triturador, una prensa y 12 capachos.

Después de mucho mirar por la red he encontrado un fabricante que ofrece un triturador eléctrico por 205 € y una prensa manual por 250 €, más 26 € de gastos de envío, todo, aparentemente, de buena calidad. A esto tenemos que sumar 12 capachos, que junto con los gastos de envío, sumarían aprox. 115 €. Lo que nos daría un montante de 596 €.

 Una persona un poco manitas se podría fabricar este material, sobre todo una  prensa manual, utilizando un gato o una barra roscada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Ahora vamos a repetir el proceso:

 1- Lavamos las aceitunas y eliminamos hojas y ramitas.

 2- Trituramos las aceitunas suficientes para llenar una olla de 15 l. de acero inox. Hay que calentar y mantener la temperatura de esta masa entre 30º y 40º C. Más cerca de los 40º C., pero no pasar.

 3- Batimos la masa durante 30 minutos. Se puede hacer con una batidora de las que se utilizan para batir la pintura.

 4- Llenamos los capachos y prensamos. Recogemos todos los líquidos (alpechín)

 5- Ahora decantamos. Utilizaremos un recipiente transparente de plástico abierto en la parte de arriba al que habremos hecho un agujero en la base y pegado un tubo transparente con un taponcito. Introducimos el alpechín y observaremos cómo el aceite va subiendo a la superficie. A la media hora quitamos el tapón y damos salida al contenido hasta que veamos por el tubo que va a salir el aceite. Entonces lo recogemos. Es importante realizar este proceso en el menor tiempo posible, incluso todo en el mismo día, hasta la recogida de aceitunas. Se puede repetir el proceso varias veces al día.

 

 

A la izquierda tenemos otra prensa manual y a la derecha otra

accionada por un gato hidráulico. Este modelo transmite mucha más presión y es más resistente. El gato se puede situar arriba o abajo y, también, es muy fácil de hacer para

alguien que sea un poco manitas

Estos son los equipos a los que me refiero.  A la izquierda la trituradora y a la derecha hay una prensa manual de barra roscada. Encima se inserta una barra que transmite la presión a los capachos. Este ejemplo es muy fácil de hacer artesanalmente.Se consigue una cazoleta con un rebaje para que escurra el alpechín. Se atraviesa en su centro una barra roscada de acero  con un buen tope abajo. En la parte superior se atraviesa una madera que es la que va a transmitir la presión a los capachos. En la parte superior enroscamos una barra unida a un tornillo